Biofertilizante, una manera de alcanzar la seguridad alimentaria

Esta es la historia de una familia de pequeños agricultores en México. Se levantan muy temprano por la mañana para comenzar las actividades de la granja. Ellos tienen un biodigestor, este biodigestor no sólo produce energía renovable sino que también produce un biofertilizante muy potente. La familia no utiliza todo el fertilizante que produce (un promedio de 1000 litros por semana), por lo que lo recolectan y lo llevan al Centro de Recolección de Biol de IRRI México y Sistema.bio, cuyo principal objetivo es mejorar la seguridad alimentaria en la región.

farmer, sistemabio

Más de 820 millones de personas padecen inseguridad alimentaria y desnutrición crónica. IRRI México y Sistema.bio han estado trabajando con pequeños agricultores en la región de Yucatán, México desde 2012, instalando biodigestores y capacitando a los locales para aprovechar los beneficios de esta tecnología y promover la seguridad alimentaria. Hay 376 biodigestores en Yucatán y ahora estamos trabajando en el Centro de Colección Biol KA MUUK LU UM (es decir,  la segunda fuerza de la tierra en lengua maya), este centro se crea como un espacio designado para la colección, estudio y mejora del biofertilizante. Su tratamiento, su composición, aplicación y manejo.

El centro recolecta el excedente de estos 376 biodigestores y los transforma en composta, vermicomposta y otros insumos agrícolas. Este modelo nos permite ayudar a los agricultores a manejar este exceso de nutrientes en el biofertilizante (biol), producido por su biodigestor, y distribuirlos de manera eficiente en la comunidad a los agricultores que no tienen sus propios biodigestores.

farm, sistemabio

El biofertilizante producido por el biodigestor funciona también como un pesticida y un restaurador de suelos que hace posible que los agricultores y sus familias tengan acceso a lo que la FAO define como seguridad alimentaria, es decir “que cada persona puede tener acceso físico, social y económico a suficientes alimentos” Seguro y nutritivo para poder satisfacer sus necesidades dietéticas y preferencias culturales y poder llevar una vida activa y saludable ”.

Antes de que Sistema.bio e IRRI México trabajaran en Yucatán, había muchos agricultores que usaban fertilizantes químicos porque no tenían ninguna otra alternativa. Ahora, el 75% de los agricultores capacitados por IRRI y Sistema.bio han aumentado el volumen y la calidad de los cultivos, el 71% de ellos ya no utilizan fertilizantes químicos, lo que ahorra un promedio de 75 USD. A medida que el proyecto sigue creciendo, el objetivo es que cada vez más agricultores se cambien a la agricultura orgánica, protegiendo la tierra y produciendo más de una manera más sostenible, logrando el segundo objetivo mundial sostenible de seguridad alimentaria y cero hambre.

Con este proyecto, los agricultores pueden defender sus propias prácticas y vidas, ya no necesitan depender de los fertilizantes.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
sistema.bio logo

Sistema.bio trabaja con pequeños y medianos productores para incrementar la productividad de sus granjas y/o fincas. Tenemos más de 10 años de experiencia en la producción, instalando y vendiendo biodigestores en México, Nicaragua, Colombia, Kenia e India.

Deja un comentario

Close Menu
Logo IRRI Mexico

Apoya el proyecto de cocinas libres de humo para mujeres Mayas de IRRI México

40% de las mujeres Mayas siguen cocinando con leña, no importa en dónde te encuentres, puedes cruzar fronteras y mejorar su calidad con biogás. Dona y contribuye a lograr un impacto de por vida.